¿Por qué se pone dura la dirección?

Dirección coche

10 Jul ¿Por qué se pone dura la dirección?

La dirección asistida lleva siendo equipamiento de serie en los automóviles desde hace décadas, aunque es posible encontrar coches sin ella matriculados en 1995, por ejemplo. La dirección asistida hizo de la conducción una acción mucho más cómoda en parado, y en ocasiones incluso más segura al permitir un manejo mucho más rápido. Pero como todos los mecanismos que incorporan diversos componentes, también pueden suponer una fuente de averías.

 

Es rara, terriblemente raro, que una dirección asistida ofrezca problemas a lo largo de la vida útil de un vehículo, pero eso no quiere decir que estén exentas de los mismos. El inconveniente más común es que la dirección se pone dura, que cuesta mover el volante tanto en alta velocidad como en baja, aunque no siempre es problema de la dirección. Sin embargo, es importante que centremos la atención el resolver el problema lo antes posible si nos encontramos en esta situación, ya que estamos ante una avería que puede ser peligrosa.

 

Cuando la dirección se pone dura al accionar el volante debemos seguir una serie de pasos, para poder encontrar la causa. El primero de todos es revisar los neumáticos. No todos los problemas de la dirección proceden del sistema propio, hay más apartados que influyen en la misma y los neumáticos son uno de ellos (también afectan a los frenos, a la suspensión…). Si estos están bajos de presión o si las ruedas no están bien alineadas, la dirección ofrece cierta resistencia al giro.

Dirección coche

La correa del motor también requiere ser revisada en estos casos, pues un fallo en la misma supone un mal funcionamiento de la asistencia. La bomba de la dirección en caso de ser hidráulica, toma su energía del motor mediante una correa, si no está en condiciones podría generar un mal funcionamiento.

 

Si no es ninguna de estas opciones, el siguiente paso es revisar el nivel del líquido de la dirección, pues una fuga podría ocasionar no sólo un endurecimiento de la misma, sino una seria avería del sistema (serie y muy cara). El líquido debe estar limpio (en el taller dirán ‘nivel de pureza’), sin que haya ‘cuerpos extraños’ en el mismo que podrían obturar el circuito.

 

Las direcciones eléctricas están exentas de mantenimiento, pero si es hidráulica o electro hidráulica, existen unos mínimos cuidados que se deben llevar a cabo, como el cambio de la correa o el líquido de dirección. La bomba hidráulica también puede ser fuente de problemas, aunque suelen venir por un mal mantenimiento o un problema como los citados anteriormente.

 

Otros apartados como un golpe frontal mal reparado, también afectan al funcionamiento de sistema, pero son mucho más complicados de diagnosticar y sólo un taller muy especializado y muy profesional, sabrá dar con el problema.

 

Si queremos evitar problemas en el sistema de guiado de nuestros coche, los mejor es seguir los siguientes pasos:

 

  • Cuidar las presiones de inflado de los neumáticos
  • Si es posible, no mantener el pedal del freno pisado mientras giras la dirección al maniobrar
  • No forzar y mantener el volante girado al máximo durante las maniobras
  • Cuidado con los topes bruscos de dirección
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.