Cómo limpiar el parabrisas

28 Abr Cómo limpiar el parabrisas

Una de las primeras cosa que hacemos cuando vamos a poner a la venta nuestro coche, es hacer lo que coloquialmente denominamos ‘darle un agua’. Es decir, lo limpiamos de arriba abajo, sin dejar ningún recoveco, usando productos específicos o incluso pagando a un taller especializado para hacerlo. Algo que deberíamos hacer de vez en cuando pero que solo se nos ocurre, cuando queremos deshacernos del coche. Irónico, aunque real.

Pero seguramente te habrás dado cuenta que no hay manera de poder dejar las lunas del coche en perfecto estado, tan limpias que da la impresión de no haber ningún tipo de cristal. Y si lo conseguimos, termina siendo siempre un engorro. Pero créenos si te decimos que es bastante sencillo lograrlo y te vamos a contar una de las formas con las que conseguirlo. Una por ahora, dejamos otras para más adelante.

Esto lo vamos a realizar después de haber lavado todo el coche completamente, tanto por dentro como por fuera. Nunca lo hagas antes porque no te servirá de nada lo que te vamos a contar. Y ahora apunta lo que necesitas, que además, es muy poco y seguramente tengas la mayoría en casa.

  • Una cucharada sopera de champú para el pelo (si tienes jabón para carrocerías, úsalo)
  • Un litro de agua
  • Esponja o trapo
  • Producto limpiacristales o limpiaparabrisas

Y esto es todo. Ya te hemos dicho que es muy poco lo que necesitas. Coge una botella que tengas vacía que haya tenido agua únicamente (los refrescos tienen azúcar y deja residuos) y mezcla dentro el litro de agua y la cucharada de champú. Ahora por el tapón y agítalo bien, como si fuera una coctelera y no te preocupes por la espuma, es lógicamente normal. Vacía la botella en un cubo o un barreño y coge el trapo o la esponja, lo que más rabia te de, pero deben estar en perfectas condiciones o muy limpio.

Limpiaparabrisas

Una vez completado este proceso, sigue los siguientes pasos:

  • Moja abundantemente la esponja/trapo y friega el cristal sin dejarte nada. No aprietes en exceso, es mejor pasar varias veces por el mismo lugar que apretar.
  • Una vez repasado perfectamente el parabrisas, deja que el jabón actúe mientras escurres el trapo/esponja. Ojo en verano porque es posible que se seque todo muy rápido y deje marca. Intenta hacerlo siempre a la sombra y nunca a mediodía.
  • Retiramos el agua con jabón del parabrisas y secamos con papel absorbente o de cocina. El papel de celulosa que tienen en las gasolineras también sirve perfectamente.
  • Cuando hayamos terminado, podemos rematar el trabajo con el producto para limpiar cristales y una balleta, a poder ser de microfibra. Si no disponemos de ella, podemos usar papel pero con cuidado porque dejan restos y/o marcas. Seguir siempre la misma dirección, es decir, si hemos empezado de arriba abajo, seguir haciéndolo de arriba abajo.
  • Ni se te ocurra poner los limpiaparabrisas. Antes de hacerlo, pasa el mismo papel que has usado para limpiar el cristal por las escobillas de goma y fijate en la cantidad de suciedad que sale.

Como ves es muy sencillo. Sólo tienes que contar con una cosa adicional a todo esto: cuanto más agua uses, menos posibilidades de rayar el cristal y cuanta más calidad tenga el producto, mejor será el resultado. Así lograremos unas lunas perfectamente limpias que dejaran boquiabierto al posible comprador.

No Comments

Post a comment