Categorías
Sin categoría

¿Agua o líquido refrigerante?

Resulta muy común que la mayoría de los conductores no tengan ni la más remota idea, sobre lo que tienen entre manos. Hay quien no sabe la versión de su coche, ni su motorización y mucho menos, el equipamiento de serie o los sistemas integrados. Pero hay un tema muy importante que entra dentro de este universo desconocido, pero que puede suponer un motor nuevo si lo hacemos mal: el líquido refrigerante.

 

En la autoescuela, en una mala autoescuela, seguramente te habrán contado que el coche lleva agua en el radiador para enfriar el motor. Por una parte es verdad, lleva agua en una inmensa cantidad de casos, pero no es única y exclusivamente agua: está mezclada con anticongelante en muchas ocasiones. Este líquido es el que se encarga de ‘robar’ calor al motor para enfriarse después en el radiador, manteniendo la temperatura del motor en torno a los 90 grados (temperatura de funcionamiento estándar de cualquier motor).

 

vender mi coche en yamovil

Hace muchos años, se empleaba únicamente agua para la refrigeración. Estamos hablando de la época del SEAT 600, para que nos hagamos una idea, cuando la mitad del parque móvil español no tenía radiador. Actualmente existen los anticongelantes que, como su propio nombre indica, no se congela. Se trata de un líquido que suele ser de diversos colores (amarillo, rojo, verde) que se puede comprar en cualquier gran superficie.

¿Agua o líquido refrigerante?

El agua, como todos sabréis, cambia de estado con la temperatura. Por encima de 100 grados se evapora, lo que sería como no llevar nada en el circuito de refrigeración. Por debajo de cero grados se congela, que evidentemente provoca la misma situación que antes y además, puede terminar en una avería tremendamente cara. El agua, al congelarse, se expande, ocupa más espacio y puede llegar a rajar elementos como la culata. Y una nota importante, no se puede usar agua del grifo porque contiene cal y produce corrosión. Se debe usar agua destilada.

vender mi coche en yamovil

 

Con el anticongelante no ocurre nada de esto. Ni se evapora ni se congela (aguanta hasta 30 grados bajo cero y empieza a evaporar entre los 120 y 130 grados). Por otro lado, contienen una serie de productos que protegen el motor de la corrosión y no tiene cal. Con anticongelante, el circuito de refrigeración funciona igual que con agua, pero evitamos todos sus inconvenientes. Se puede mezclar, algo muy común y lo podemos comprar en casi cualquier lado por muy poco dinero (garrafas de cinco litros desde cinco euros, necesitando una media de cuatro litros para cualquier coche normal).

 

No obstante, aunque nos hemos habituado a llamarlo anticongelante, su nombre real es líquido refrigerante. Hay muchas variedades y su precio depende de la concentración y del rango de protección térmica. Lo mejor es acudir al manual del propietario para saber que necesita nuestro coche, pero podemos preguntar a la marca (a través del servicio de atención al cliente) o en el taller.