Categorías
Sin categoría

Cómo cruzar zonas inundadas

Conducir cuando está lloviendo no sólo es un incordio, también es especialmente peligroso. Pero lo que sí resulta totalmente molesto es conducir después de fuertes lluvias. El coche suele estar más sucio (se resuelve limpiandolo antes) y todo está lleno de charcos que hacen de la circulación algo muy incomodo, pues no sabemos muy bien cual es la profundidad y además, nos obliga a tomar ciertas precauciones para sortearlos.

 

Esto último es especialmente importante pues vadear un charco puede convertirse en una odisea o terminar en accidente. Hay que hacer las cosas bien y evitar ciertas acciones que sólo terminan mal. Seguro que no quieres que se pare el motor en medio del charco y tengas que bajarte mojándose los pies al completo (y en ocasiones, hasta por encima del tobillo) y seguro que no quieres perder el control y tener un accidente…

 

vender mi coche en yamovil

Si nos encontramos con un charco en el camino que parece especialmente grande, es posible que sea especialmente grande. Lo mejor sería encontrar una ruta alternativa, otro camino por el que poder continuar hasta nuestro destino sin necesidad de atravesar la zona inundada. pero podría darse en caso, que la mala suerte así lo dispondrá, de que fuera la única vía por la que podemos llegar hasta un determinado punto y por eso, tengamos que conducir en zona inundada.

 

En ese caso, la situación comienza a complicarse y es importante, principalmente con grandes y profundos charcos, tener en cuenta estas recomendaciones a la hora de pasar con tu coche por un lugar que se encuentre anegado por el agua.

vender mi coche en yamovil

 

Sería ideal conocer la profundidad del charco, pero como no es plan de salir a medirlo, tenemos que calcular a ojo. Muchos dicen que podemos calcularlo metiendo las ruedas en el charco a baja velocidad, pero lo mejor es que bordees si puedes. Los laterales suelen ser menos profundos y por tanto, más fáciles de pasar. Si no puedes, tendrás que entrar por el medio con mucho cuidado.

 

Hazlo con tranquilidad, evita la tentación de salir rápidamente del charco porque no es buena idea. Frena antes de llegar al charco y una vez dentro, no vuelvas a tocar el freno. Acelera suavemente en primera para seguir avanzando y sujeta el volante con fuerza. Si dejas de acelerar, puede entrar agua por el tubo de escape y calar el motor. Será necesario sacar el agua para volver a poner el motor en marcha… no importa la longitud del charco, acelera suavemente, sujeta el volante con fuerza y continúa todo recto.

 

Una vez que salgas del agua, es muy recomendable secar los frenos del vehículo usándolos cuidadosamente y de manera gradual. Pisa el pedal ligeramente para quitar el agua de los frenos y que no haya problemas a la hora de parar.