Categorías
Seguridad

¿Qué es el efecto submarino del cinturón?

Conducir un vehículo no se centra única y exclusivamente en manejar los mandos, cumplir las normas y ser consciente de lo que ocurre en carretera. conducir un vehículo conlleva conocer muchos factores que pueden influir en la seguridad tanto de quien conduce como de quien nos acompaña. Factores a los que, en muchas ocasiones, no se les presta atención.

 

Los automóviles actuales integran de fábrica, diferentes ingenios desarrollados para la seguridad de los ocupantes. Son, con diferencia, la generación de vehículos jamás vista, pero el mal uso de los diferentes sistemas puede provocar que no funcionen como corresponde. Dispositivos como el cinturón, en torno al cual, se han desarrollado el resto de asistentes a la conducción.

efecto-submarino-cinturon

vender mi coche en yamovil

El cinturón es el sistema de seguridad más importante presente en cualquier automóvil. Tiene más de cincuenta años de historia pero los conductores siguen abrochándose incorrectamente. Un cinturón mal abrochado puede suponer que en caso de accidente no sujete como es debido y acabemos golpeando contra alguna zona del habitáculo o bien, que suframos el llamado ‘efecto submarino’.

 

Se llama ‘efecto submarino’ al movimiento que sufre una persona en caso de accidente, al no llevar abrochado el cinturón correctamente. Este movimiento consiste en ‘colarnos’ por debajo del cinturón golpeando contra el volante y el salpicadero. En este caso, las lesiones que podemos sufrir son muy severas: roturas en las piernas y rodillas, graves lesiones de espalda, hemorragias internas; además, si el coche equipa airbag frontal y/o de rodilla, las lesiones podrían ser todavía más graves. Estos sistemas se han diseñado para trabajar en conjunto con el cinturón y el hecho de funcionar mediante inflado a presión (por sistema pirotécnico o de gas comprimido) hace de su entrada en acción algo muy violento.

vender mi coche en yamovil

 

Llevar el cinturón bien abrochado es mucho más importante de lo que parece. No debemos llevar el cinturón holgado, sino firmemente contra el cuerpo (apretado, pero sin pasarse). La zona baja del mismo debe estar situada sobre la pelvis/cadera y la parte alta debe pasar por encima de la clavícula.