Categorías
Curiosidades

Qué es y cómo funciona un coche autónomo

La evolución del automóvil nos ha llevado a tener coches cuya tecnología podía considerarse futurista hace pocos años; sistemas capaces de frenar el coche por si solos, otros que encienden y apagan las luces por nosotros. También hay dispositivos que nos dicen dónde estamos y todo lo que tenemos alrededor e incluso pueden llegar a vigilar si el conductor está distraído o cansado.

 

Técnicamente, un coche moderno cambia poco respecto a lo ofrecido hace varios años, pero tecnológicamente, son muy superiores gracias al avance de la electrónica y los diferentes sistemas de control. Una evolución que ha puesto sobre la mesa los coches eléctricos y uno de los mayores cambios que sufrirá la industria en toda su historia: el coche autónomo.

 

vender mi coche en yamovil

La propia definición de autónomo explica lo suficientemente bien, qué tipo de vehículo estamos tratando. Son automóviles que se mueven sin necesidad de conductor. No sólo es una idea que se ha visto en muchas películas de ciencia ficción ‘hollywoodiense’, sino algo totalmente impensable de realizar, una utopía, hace no mucho tiempo.

coche autónomo
NIO EP9, superdeportivo autónomo con más de 1.000 CV

Curiosamente, el coche autónomo no es un proyecto nuevo, se lleva probando e investigando desde la década de los 40. Pero poco o nada tienen que ver esos coches con los actuales, aunque la idea ya se estaba fraguando.

 

vender mi coche en yamovil

Un coche autónomo, como se ha comentado antes (un tanto por encima) es un coche capaz de desplazarse por sí mismo sin que el conductor tenga que hacer nada más allá, que establecer el destino deseado y relajarse. Todavía queda mucho por mejorar pero existen prototipos capaces de rodar en circuito a velocidades de locura como el Audi RS7 Sportback Piloted Driving (foto de cabecera), e incluso existen coches de producción considerados semi autónomos capaces de circular por autopistas por su cuenta.

 

El funcionamiento es aparentemente sencillo, pero en realidad es extremadamente complejo. Actualmente, los coches modernos tienen toda clase de sistemas, sensores, cámaras, radares y un sinfín de dispositivos que les permiten saber qué ocurre y que hay a su alrededor. Si a todo esto le sumamos las nuevas direcciones eléctricas así como los mandos de control ‘by wire’ (digitales por cable, sin conexión mecánica) nos encontramos con una base perfecta para el desarrollo de estos coches.

Mercedes Clase E con sistema de conducción semi autónoma
Mercedes Clase E con sistema de conducción semi autónoma

Los sistemas de conducción autónoma aprovechan esos sistemas para circular por carretera, pudiendo tomar decisiones, cambiar de carril, adaptarse al tráfico… necesitan todavía mucha evolución (y una legislación adecuada), pero los actuales coches semi autónomos son capaces de hacer todo lo descrito anteriormente por vías rápidas y autopistas, aunque siguen necesitando del conductor en algunas ocasiones.

 

Esto se debe principalmente al desarrollo de la tecnología actual, tremendamente cara, que ralentiza la evolución de los sistemas y que no permite que, por ejemplo, puedan conducir por su cuenta al 100% o circular por el centro de las ciudades, donde todo es mucho más complicado y se requiere un sistema de inteligencia artificial muy desarrollado.

 

No obstante, son el futuro junto a los motores eléctricos, sin ningún tipo de duda.