Categorías
Seguridad

Hipnosis de la carretera. ¿Qué es?

Conducir en ‘automático’. Una expresión muy común, quizá más de lo debido. Se trata de un fenómeno que ocurre, cuando nos enfrentamos a tareas monótonas y repetitivas, que al final nuestro cerebro acaba por automatizar para realizarlas, casi sin prestar atención.

 

Es obvio, que conducir sin prestar atención es sinónimo de accidente, y si no estás de acuerdo con esto deberías dejar de manejar vehículos ipso facto. De hecho, esta situación tiene un nombre: síndrome de la hipnosis de la carretera.

 

vender mi coche en yamovil

Se trata de fenómeno documentado desde 1921 y se explicó como una conducción autómata, en un estado de trance, en el que pase a conducir con movimientos completamente naturales, estos no se realizan de manera consciente. Además, se remata la explicación asegurando que para el conductor es completamente imposible recordar aquello que acaba de suceder hace apenas unos segundos.

 

Dicha explicación del fenómeno, sólo sirve para confirmar lo peligroso de la situación. Afecta negativamente al tiempo de reacción y a la capacidad de gestionar situaciones de riesgo. Los expertos en la materia (tráfico y psicología), señalan las principales causas de sufrir este fenómeno: trayectos rutinarios; paisaje homogéneo; conducir con fatiga o de noche; conducir solo en el coche.

vender mi coche en yamovil

 

Sin embargo, es posible luchar y evitar que suframos la hipnosis de la carretera. Sólo debemos seguir unos sencillos pasos:

 

  • No fijes la mirada en un solo punto. Nunca se debe fijar la mirada en un solo punto, es imprescindible conocer todo lo que nos rodea para una conducción 100% segura, así que con esto matamos dos pájaros de un tiro.
  • Hidratación. Otro punto que se debe contemplar siempre que se vaya a conducir. Beber agua o cualquier otro líquido es fundamental para evitar la fatiga.
  • Paradas cada dos o tres horas. El reglamento de circulación lo dice explícitamente: se debe parar cada dos o tres horas para descansar. Es decir, que hasta el momento, todo lo mencionado se debe cumplir siempre que se conduzca un vehículo.
  • Atento al entorno. Imprescindible estar atento de todo lo que nos rodea. Además, así estaremos totalmente seguros de conducir plenamente conscientes.

 

Este síndrome, la hipnosis de la carretera, no es precisamente nuevo como ya se ha comentado. Pero sirva como ejemplo otro dato adicional: durante la década de los 50, en Estados Unidos, muchos accidentes de tráfico se archivaron con ‘causas incomprensibles’. Está datado desde 1921, pero 30 años después se seguía sufriendo sin que nadie lo tuviera en cuenta.