Categorías
Curiosidades

Turbo: ¿Cómo saber si está averiado?

Hace unos años, ver un coche con la palabra turbo en su denominación, hacía indicar que estábamos ante un modelo de altas prestaciones y talante deportivo. Fue una época durante la cual, los motores ‘normales’ no usaban este componente y eran, como se les llama en la industria, atmosféricos.

 

Sin embargo, el avance en la tecnología, las nuevas normativas de emisiones y las necesidades de los usuarios han provocado que hoy día, la mayor parte de los motores usen turbo para lograr elevadas prestaciones y consumos contenidos. El auge del diésel también popularizó este componente hasta el punto de ser algo totalmente normal. No obstante, no todos los usuarios conocen como funciona este sistema ni son capaces de reconocer si trabaja correctamente. Y puede ser un problema, pues una avería del turbo puede ser tremendamente cara.

 

vender mi coche en yamovil

Una avería del turbo puede llegar a tener un coste de más de 700 euros, conviene saber cuándo estamos teniendo problemas y así acudir al taller para evitar males mayores. Es una tarea sencilla y fácil, pues afecta directamente al comportamiento del motor. Por eso, saber si el turbo está averiado o está empezando a romperse es cuestión de fijarse en pequeños detalles.

 

Por ejemplo, si el coche da tirones cuando apretamos el acelerador es posible que se deba al turbo o a algún elemento que le asiste como la famosa ‘válvula de descarga’. Una pérdida de potencia acusada es otro síntoma de fallo en este sistema o el elementos complementarios, al igual que un exceso de humo negro aunque lo peor sería que saliera humo blanco azulado. Otra cosa muy característica del turbo es el sonido, una especie de silbido muy tenue que en caso de ser muy elevado, intermitente o extraño, podría indicar un fallo en la sobrealimentación.

vender mi coche en yamovil

 

Si notamos algo así o pensamos que puede haber problemas, lo mejor es acudir al taller y que revisen nuestro sistema de sobrealimentación. Podríamos evitar averías muy, muy caras.