Categorías
Sin categoría

¿Cómo hace una frenada de emergencia?

Ahora que estamos cerca de la época de lluvias, o así debería ser si no fuera por el tan comentado cambio climático, las condiciones de circulación empeoran; placas de hielo, charcos, hojas de los árboles por doquier. Puede parecer baladí, pero todo supone un riesgo a la hora de conducir, sobre todo a la hora de frenar o de realizar alguna maniobra.

 

Vamos a centrarnos, al menos en esta ocasión, en una frenada de emergencia o en la que necesitemos detener el coche por completo en el menor tiempo posible. Suelen ser momentos de tensión donde es fácil cometer un error, aunque los automóviles modernos están diseñados para sacarte del atolladero de una forma que parece casi mágica.

 

vender mi coche en yamovil

Frenada de emergencia

 

Por un lado, un coche moderno e incluso en uno con 15 años de edad, tenemos el llamado ABS. Significa ‘antibloqueo de frenos’ y sus siglas vienen tanto del alemán (Antiblockiersystem) como del inglés (anti-lock braking system) y su objetivo es que las ruedas no se bloqueen por completo al frenar al fondo. Su funcionamiento básico y explicado de forma burda y extremadamente sencilla, se centra en dejar de frenar durante un instante para luego volver a frenar, y así sucesivamente.

vender mi coche en yamovil

 

Esa ‘frena, deja de frenar, frena, deja de frenar’ nos permite seguir teniendo direccionalidad. Es decir, que el coche responda a lo que ordenamos con el volante y no se dirija recto, hacia un impacto más que seguro. El ABS se convirtió en un equipo de serie obligatorio en todos los turismos fabricados en la Unión Europea a partir del 1 de julio de 2004.

 

Con el ABS simplemente, pisaremos a fondo el pedal del freno (junto al embrague para que no se cale el motor) sin ningún tipo de miramiento. A fondo. Como si queríamos sacar el pedal por debajo del coche. Veremos cómo el pedal emite unas pulsaciones e incluso puede que vibre el volante y el coche, pero no asustarse, es una señal de que el ABS está haciendo su trabajo. Evitaremos hacer movimientos bruscos con el volante para no desestabilizar el coche.

 

Frenada de emergencia

 

Si nuestro coche no tiene ABS, la cosa se complica. En el momento que pisemos a fondo sin miramientos, las ruedas se bloquearán y el coche deslizará sin control hasta que nuevamente liberemos algo de presión sobre el freno. Evidentemente, en esos momentos de tensión resulta difícil pensar en estas cosas, pero la experiencia al volante es un grado y seguramente, conozcas tu coche y en una frenada de este tipo no tendrás problema. Pero recuerda pisar lo máximo posible y no olvidar el embrague para que el motor siga en marcha.

 

Circulando por superficies muy deslizantes la situación es muy complicada y peligrosa. Frenar supondrá que incluso con ABS, las ruedas se bloqueen. Deberíamos buscar una zona donde, por ejemplo, la nieve sea muy alta y nos frene el coche. Si estamos en una carretera de montaña y nos encontramos con hojas en el camino, evitar pisarlas todo lo posible y si no queda otra, tenemos que realizar maniobras suaves, sin violencia ni movimientos bruscos.