Categorías
Sin categoría

Vibraciones en el volante. ¿Por qué aparecen?

El automóvil se compone de muchísimos elementos, una infinidad de piezas que trabajando en conjunto, nos ofrecen esa posibilidad de desplazamiento y la tan manida ‘sensación de libertad’. Pero todos esos componentes, o al menos, parte de ellos, necesitan unos cuidados y un mantenimiento que aseguren su buen estado, redundando en buen funcionamiento.

 

Pero no es extraño encontrar vehículos en estados deplorables, con problemas por doquier y un funcionamiento pésimo. algo que en ocasiones, no se comprende pues por todos es sabido, que poseer un automóvil conlleva unos gastos y que además, se trata de una adquisición muy cara, la segunda más cara de los hogares españoles, que debería recibir un mínimo de atención.

 

vender mi coche en yamovil

Uno de los problemas más comunes son las vibraciones en el volante. Dicho elemento no es una pieza más. Es la encargada de mover la dirección, el componente con el que dirigimos el coche allá por donde queremos ir. No debería vibrar nunca y si lo hace, es porque algo no anda bien. Y siendo parte del sistema de dirección, deberíamos molestarnos y preguntarnos qué está pasando.

 

Vibraciones en el volante

vender mi coche en yamovil

 

Por eso, vamos a enumerar los motivos más comunes por los cuales, la dirección puede vibrar.

 

  • Neumáticos: Son el único punto de contacto que tiene el coche con el suelo. Son realmente, uno de los apartados más importantes del coche y uno de los que menos atención recibe. Su estado afecta directamente a todo el vehículo, pero sobre todo, a la dirección. Y se deja notar en el volante, pudiendo provocar vibraciones e incluso movimientos muy exagerados del mismo.

 

  • Equilibrado de ruedas: Aunque las ruedas puedan parecer perfectamente circulares, realmente no lo son. Es verdad que resulta inapreciable, pero afecta en ocasiones cuando ruedan sobre asfalto con vibraciones. Por eso, antes de montarlas en el coche, se equilibran para eliminar esas vibraciones que en caso de aparecer, siempre a velocidades determinadas, supone un problema de equilibrado.

 

  • Dirección y suspensión: Elementos que trabajan en conjunto, sufriendo algunos inconvenientes si cualquiera de ellos no está correctamente ajustado. Una dirección desalineada (golpe contra bordillo, baches de gran tamaño sorteados de forma incorrecta…) o una geometría de suspensión inadecuada (por infinidad de motivos), pueden provocar vibraciones en el volante.

 

  • Frenos: Se trata del principal sistema de seguridad del coche. La mayoría de conductores los menosprecian, pero habría que ver quien es el valiente, que conduce su coche sin frenos. No obstante, las vibraciones en el volante provocadas por los frenos aparecen siempre al frenar. Vibraciones que también notaremos en el pedal.

 

Existen otros elementos que son culpables de las vibraciones en el volante, como los silentblock, las juntas homocineticas o los rodamientos de las ruedas. Pero los más comunes, son los descritos anteriormente.