Aunque quieras vender tu coche usado, ¡no lo dejes parado!

Coches autónomos

03 Feb Aunque quieras vender tu coche usado, ¡no lo dejes parado!

Cuando te dispones a vender tu coche usado, en ocasiones, se queda parado sin que nadie lo use lo más mínimo ya sea porque hemos comprado otro nuevo y evidentemente, no usamos el ‘viejo’ o porque se piensa que al no usarlo se ‘gasta’ menos y se puede conservar algo mejor. Se trata de una acción totalmente equivocada, hay elementos que deben ser usados y puestos en marcha de vez en cuando para que no se averíen o comiencen a dar problemas.

Dejar el coche parado cuando queremos venderlo puede provocar que el día que acuda el interesado en el coche a verlo, tengamos algún fallo que nos ponga un poco en entredicho como que no arranque a la primera por ejemplo. Cosas que podrían hacer que nuestro posible comprador prosiga su búsqueda y descarte nuestro coche. Un automóvil es una máquina que necesita ser usada para su correcto funcionamiento.

compra coches segunda mano

Por esto, te vamos a enumerar ciertos sistemas que podrían verse afectados con la inactividad cuando quieres vender tu coche usado, elementos que necesitan trabajar para no averiarse. Y te adelantamos que no son precisamente pocos.

Motor: Puede parecer mentira, pero el motor sufre si no lo utilizamos y además, sin él, el coche no sirve de nada. Debemos encenderlo una vez al mes como mínimo, sobre todo si duerme en la calle y mantenerlo arrancado un rato. Si no lo hacemos los pistones pueden oxidarse, partirse o pegarse, el motor podría perder estanqueidad y producirse fugas y perder prestaciones.

Limpiaparabrisas: Uno de los elementos más olvidados y sin embargo, se trata de un sistema de seguridad bastante importante. Prueba a ir sin usar el limpiaparabrisas un dia de lluvia… sin embargo es importante forzar su utilización para evitar la obstrucción de la bomba de agua y la formación de óxido. Además, la goma que los forma se endurece cuando se seca y deja de hacer su función, que es retirar el agua del parabrisas para nuestra correcta visión.

Frenos: La humedad del ambiente contribuye a la oxidación de los discos u otras piezas. También es importante acordarnos de sustituir el líquido de frenos cada dos años.

Neumáticos: Mucha gente se piensa que los neumáticos se estropean/gastan con el uso, pero si el vehículo se mantiene parado durante mucho tiempo las ruedas se pueden deformar debido al peso y las llantas pueden resultar dañadas. Podemos evitarlo de varias maneras como moverlo, poner tacos o aumentar la presión de inflado.

Aire acondicionado: Un sistema que sólo echamos de menos cuando hace calor, pero que sin embargo, nos sirve para otras muchas cosas como quitar el vaho del parabrisas en invierno. Es aconsejable que el gas del circuito del sistema se mueva periódicamente para que rinda adecuadamente y se mantenga lubricado. De no hacerlo, todo el circuito puede terminar obstruido, se puede estropear el compresor y también, se pueden sufrir fugas de gas.

Batería: Es uno de los elementos típicos que siempre dan problemas, seguro que has visto alguna vez a alguien diciendo ‘es que lleva mucho tiempo parado y por eso no arranca bien’. Bueno, pues eso es culpa de la batería que al no usar el coche o de no haber llevado los pasos adecuados para la inmovilización del vehículo, como la desconexión de la misma. El motor, mediante el alternador, carga la batería siempre que usamos el coche. Acuérdate de ello o mejor, desconecta los bornes por si acaso (¡y acuérdate de volver a ponerlos luego!).

Circuito de refrigeración: Actualmente, todos los coches modernos llevan una refrigeración por líquido, esto es, un sistema por donde circula un líquido que se encarga de evacuar el calor con ayuda del radiador. Puede ser agua, pero es recomendable que sea directamente un anticongelante u otros fluidos pues el agua, con la temperatura, se congela y la avería que puede provocar es muy importante. Si no usamos el coche, puede aparecer corrosión, obstrucciones en el circuito, se oxida la bomba del agua, los manguitos se secan y cuartean…

Elementos mecánicos: Además del motor, la caja de cambios, el diferencial, la dirección… hay ciertos componentes que necesitan lubricación y estando parados, no reciben esa lubricación y pueden sufrir corrosión, se estropean las juntas de estanqueidad y pueden producir fugas.

No es necesario que nos demos una vuelta con el coche todos los días, pero por ejemplo, si salimos el fin de semana a ver a un amigo o a dar una vuelta y cogemos el coche, llévate el viejo para darle uso. También puedes usarlo un día entre semana para ir a trabajar o a recoger a los niños al colegio por poner unos ejemplos. La idea que queremos transmitir, es que no debe estar sin actividad demasiado tiempo.

No Comments

Post a comment