Categorías
Sin categoría

¿Puedo reclamar por daños en el túnel de lavado?

Típico, muy típico es llegar un domingo a la gasolinera y encontrar una larga cola de coches en el túnel de lavado. Todos los conductores se ponen de acuerdo y deciden limpiar el coche al mismo tiempo.

 

El túnel de lavado, con sus rodillos, sus ‘duchas’ con agua caliente y el posterior secado, se postula siempre como un método sencillo, rápido y barato para dejar el coche totalmente limpio. Aunque, Pero el rodillo tiene sus inconvenientes, como posibles marcas y arañazos en la pintura op que algo resulte roto, como por ejemplo, un espejo lateral.

 

vender mi coche en yamovil

Una situación muy real que termina siendo cubierto por el bolsillo del propietario del coche, pues en casi todos los túneles de lavado, se puede ver un cartel que recomienda plegar los espejos asegurando además, que no se hacen responsables de los desperfectos ocasionados.

 

reclamar por daños en el túnel de lavado

vender mi coche en yamovil

 

Según el Artículo 147 del texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios ‘los prestadores de servicios serán responsables de los daños y perjuicios causados a los consumidores y usuarios, salvo que prueben que han cumplido las exigencias y requisitos reglamentariamente establecidos y los demás cuidados y diligencias que exige la naturaleza el servicio’.

 

Al tratarse de un servicio de autolavado, la jurisprudencia viene considerando que los elementos que forman las instalaciones, deben hallarse en perfecto estado y en condiciones de no causar daños a los usuarios. A esto hay que sumar que el titular de las instalaciones ha de compensar el beneficio que conlleva no tener un empleado para el servicio, con el riesgo de hacer frente a los daños y perjuicios que puedan ocasionarse a quien utilice dicho servicio’.

 

Por tanto, los daños que sufra nuestro coche tienen que ser cubiertos por el responsable del túnel de lavado. Según Automovilistas Europeos Asociados, lo primero que se debe hacer en estos casos es reclamar de forma fehaciente (burofax) al titular del lavado y a la compañía de seguros, así como asesorarse en las diferentes asociaciones para automovilistas.