Diésel R33 o Blue Diesel, la evolución del gasóleo

Diésel R33

17 Sep Diésel R33 o Blue Diesel, la evolución del gasóleo

Hemos vivido unos años convulsos alrededor de los motores diésel. Se ha generado mucha desinformación y se han hecho declaraciones muy negativas que han afectado, para mal, a las ventas de estos motores. Un error muy grave que está provocando un aumento de las concentraciones de CO2 en la atmósfera, causante del calentamiento global.

Desde el sector se han hecho, en reiteradas ocasiones, llamamientos para dejar claro que los motores diésel modernos son los más limpios del mercado. Sus emisiones, tanto de CO2 como de NOx y de partículas son mucho más reducidas que en los gasolina y en ocasiones, también frente algunos modelos con motores híbridos, gracias a la enorme evolución de los sistemas anticontaminación. Son auténticas centrales químicas cuya ingeniería es realmente muy compleja.

Pero lo mejor está por llegar y con el último desarrollo para la industria sus emisiones y prestaciones serán todavía mejores. El motor alimentado por gasóleo es uno de los más eficientes energéticamente hablando (por eso consumen menos) y todavía tiene mucho recorrido, como muestran marcas como Mercedes que está comenzando a vender modelos con grupos motrices híbridos enchufables con motores diésel en lugar de gasolina.

La última innovación del diésel tiene que ver con el combustible, con el gasóleo. Se llama Diésel R33 o Blue Diesel (diésel azul), un biocombustible que se lleva desarrollando desde 2013 y que llegará en breves a las estaciones de servicio europeas. El proyecto comenzó en la Universidad de Coburg, en Alemania y ha contado con el apoyo de numerosas empresas como Volkswagen o Bosch. Ya ha conseguido la homologación europea DIN EN 590 y es totalmente compatible con cualquier mecánica de ciclo diésel y por tanto tiene permiso para ser comercializado en el Viejo Continente, aunque en Alemania ya hay gasolineras que lo ofrecen a modo de prueba piloto.

Por el momento no hay fechas concretas de cuándo estará disponible, pero anuncia cifras muy interesantes. Para empezar, con el Diésel R33 afirman que las emisiones de CO2 se reducen un 20%, que si ya son bajas en un diésel, ahora serán todavía menores. Esta reducción de emisiones se debe a su composición, donde toman protagonismo muchos materiales reciclados.

La base principal de este Diésel R33 sigue siendo combustible fósil en un 67%, pero el resto, el 33%, es material reciclado (de ahí su denominación). Dicho porcentaje se compone de un 26% de aceite vegetal hidrogenado procedente de parafinas extraídas de materiales de desecho. El 7% restante corresponde, atención, a aceite de cocina usado. Así, por tanto, este combustible no sólo reduce las emisiones durante la circulación del vehículo, sino que también recicla materiales muy contaminantes y sirve para cualquier coche con motor diésel. El mejor ejemplo lo ofrece Volkswagen, que ha probado el combustible en 1.300 vehículos y ha recorrido más de 26 millones de kilómetros sin ningún tipo de avería.

El diésel tiene mucho futuro por delante y la innovación no llega sólo desde los fabricantes, también desde terceros.

 

No Comments

Post a comment